lunes, 1 de febrero de 2016

Verano (Dime qué rol cumples y te diré qué viajes propones)

Para comenzar el año 2016, he decidido analizar un tipo de viajes que no ha pasado desapercibido ante los ojos del marketing turístico: Vacaciones de Verano.
Conforme al paréntesis del título, el deseo de viajar en la temporada estival se desarrolla en el marco de la función que cumple el verano (Diciembre-Marzo en el Hemisferio Sur y Junio-Septiembre en el Hemisferio Norte). 
De las 4 estaciones (Otoño-Invierno-Primavera-Verano) es aquella en la cual, el Año Lectivo de Actividades Públicas finaliza para dar comienzo al próximo, y por ende, el período de vacaciones más largo, con respecto al de invierno.

Obviamente que, en la mayoría de los países en el mundo, los lugares donde haya balnearios, (en el mar, en el río, en el lago o laguna) tendrán una concentración mayoritaria de turistas, lo cual fue motivo de crecimiento de diversas ciudades y pueblos sobre cual fuere la rivera.







En la Argentina, si bien hay balnearios en ríos, lagos y lagunas en las provincias del interior, lo que se ha desarrollado históricamente es lo que se podría denominar "Intercambio Porteño-Bonaerense".











Es decir, se trata de habitantes de la Área Metropolitana de Buenos Aires (Ciudad y Aglomerado Urbano) que concurren mayoritariamente a las ciudades costeras de la Provincia de Buenos Aires.













Es por ello, que la explotación turístico-estival, se constituyó en las localidades balnearias de la costa de Buenos Aires, pues está relacionado con una cuestión netamente climática.
Es el único sector de la Costa Atlántica Argentina que posee temperatura templada sobre el agua, ya que hacia la Patagonia se inicia una escala decreciente, hacia las temperaturas más bajas, las cuales limitan la posibilidad de sumergirse.




Así surge la más antigua de todas, Mar del Plata (1874); y le siguieron la quasi-patagónica Necochea, al oeste (1881), y entre ambas, Miramar (1888).


El siglo XX inició en la rivera marítima con la fundación de Villa Gesell (1931) y Pinamar (1943)...





...y culminó con el paulatino crecimiento de las localidades del Partido de la Costa (1935-1978).
En 1935 se fundaron las tres primeras localidades en la zona: San Clemente del Tuyú, Mar de Ajó y, El Jagüel del Medio en la actual Santa Teresita.
Y en 1978 se estableció la Municipalidad de la Costa Atlántica, cuya ciudad cabecera fue establecida en Mar del Tuyú, fundada en 1945.








En mi caso, yo he concurrido a una de las localidades de La Costa; La Lucila del Mar, fundada en 1954. Allí mi familia posee una casa de veraneo, desde 1973, y desde muy pequeño voy a pasar algunos veranos. 







Más allá de una estrategia del turismo, o de la competencia que cada temporada se desarrolla entre las urbes del mar, lo bueno de que existan diversas ciudades y localidades, de diferentes desarrollos urbanos, es que presentan distintos panoramas para elegir. Desde una gran ciudad marítima, hasta un pequeño paraje.



Porque viajamos a los lugares en función del rol que cumplen, y la influencia del mismo en nos. 


Eso es el descanso estival; a eso se llama ¡El Verano!