lunes, 25 de mayo de 2015

Orden y Progreso (y Turismo)

Poco y nada se conoce sobre Francisco Pascasio Moreno. Y pareciera mentira que haya sido el pionero del Turismo en la República Argentina. Puesto que tiene que ver con que el Dr. Moreno creó los Parques Nacionales, cuya Dirección (D.P.N.), por Decreto Nº 12.380 (1943), se convirtió en la primer institución del Estado en responsabilizarse por las actividades relacionadas al turismo. Claro que en aquel entonces, el turismo no estaba tan constituido como lo es hoy en día.


Sin embargo, Francisco Moreno tuvo un rol importante, ya que fue enviado a recorrer la desierta Patagonia, que más tarde se incorporaría a nuestro país, y que produciría litigios entre los dos países que pretendían las tierras (Argentina y Chile).
En el libro de Roberto Hosne “Francisco Moreno; una herencia patagónica desperdiciada”, se explica con lujo de detalle la vida y obra del Dr. Moreno. La obra mencionada comienza con el crecimiento de Moreno, en una Argentina que;
-Estaba tratando de constituirse como Estado,
-Buscaba ampliar las comunicaciones, fundamental para todo tipo de viajes,
-Trataba de erradicar el analfabetismo, a través del fomento educacional.
En fin, en el marco del “Largo camino al Orden y el Progreso”, creció Francisco Moreno.

En sus viajes, mantuvo cierta afinidad con los pobladores indígenas, pese a que ello fuese cuestionado por el Estado Argentino; fue convocado para la delimitación de la frontera Argentino-Chilena en la Patagonia, una tarea diplomáticamente difícil; y creó el Museo de Ciencias Naturales de La Plata, donde se alojan diversos fósiles que encontraba en sus viajes.

Posiblemente, el autor de la obra referida haya hecho bien en titular “…una herencia patagónica desperdiciada”, porque Moreno perdió la potestad por sobre la tierra que exploró, sencillamente, en el afán de impedir que se invada descaradamente este territorio paradisíaco, y se extermine toda una población nativa, solo para obtener un territorio, que al día de hoy no posee demasiado uso, más que para extraer petróleo, o para brindarle al país el carácter turístico de “Austral”, por lo que dicen que somos del “Fin del Mundo”.
Pero como país turístico, aún no hemos perdido nuestro costado de compromiso social, porque en muchos casos, se ha podido adaptar la infraestructura y el equipamiento turísticos, de modo tal que no perjudique a los pueblos nativos.

Y como habíamos dicho, de aquí nace el Turismo, a través de la Dirección de Parques Nacionales. Luego, las actividades relacionadas con el Turismo se trasladarán de ministerio en ministerio, y pasarán por diversas secretarías; siempre en un segundo plano, incluso con leyes que regulaban su actividad, y planes en beneficio de las clases sociales medias y bajas.
Recién en 2010, se inaugurará el Ministerio Nacional de Turismo, cuyo objetivo es continuar el fomento del Turismo, sin perder la noción del compromiso social.
Y es por ello que, aún cuando nos parezca cuestionable el concepto de "Orden y Progreso", recomiendo tomar el último término. Porque el turismo siempre busca "progresar".

Donde hay progreso, hay turismo. Donde hay turismo, hay futuro.

viernes, 22 de mayo de 2015

Langue anglaise, eu quero te falar. (Una carta al idioma que siempre postergué)

Estimado Idioma Inglés:

Quisiera pedirle disculpas por haberlo dejado en un segundo plano, priorizando los idiomas romances, francés y portugués.
A decir verdad, mi tutora de la escuela secundaria tuvo razón, es mejor que me toque un idioma distinto del inglés, porque quizás sea la única vez que lo vea, a diferencia de usted, que se encuentra literal e idiomáticamente UNIVERSAL y GLOBALIZADO. Además, le quiero recordar que usted le debe ese rol a dos países angloparlantes (Inglaterra y Estados Unidos). Y me refiero a que, el principal país constituyente del Reino Unido fue el responsable de colonizar y pretender colonizar el mundo en diversos aspectos, mientras que el país norteamericano lo fue desde un sentido económico; en hispano-américa dependemos del inglés para los términos que conciernen a la tecnología.

Sin embargo, quiero hablarle de cómo estuve en estas etapas de aprendizaje idiomático del francés y del portugués.

Langue française (Idioma Francés).

Corre el año 2003, y me entero que en el sorteo que definiría el idioma extranjero que me correspondería los 5 años sería el francés, y a mis padres les encantó, pero yo estaba tan enrarecido con la situación;
no contaba con una base, más que el acento hablado en algún dibujo yanqui que parodie a los franceses, o alguna canción de cuna que cantaba mi madre, o casos aislados, como conocer al músico de eléctronica Jean-Michel Jarre. 
En fin, no tenía tanto conocimiento de la cultura francesa.

A partir de entonces, cursé en la secuendaria, Français, y a medida que aprendía el idioma, se nos presentaba, con la limitación de los materiales que pudiere haber, algunos textos, e incluso dos canciones del cantante Gérald De Palmas. Finalizada la secundaria, en el año 2007, me quedó una necesidad importante de continuar el idioma, con elementos culturales, como hice entre el 2007 y el 2009, en el Cine Club Núcleo (Cine Gaumont), donde proyectaban en algunos casos, películas francesas, que aludían mucho a los aspectos socio-culturales del país europeo. Y no me generó nada malo las escenas de contenido erótico, porque había visto en mi adolescencia cine erótico francés. 
Pero este idioma no termina en Francia; porque también quise explorar las culturas en los países francohablantes, como Haití, Parte de Canadá y Estados Unidos (algunos estados que lo comparten con el inglés), o Senegal, Camerún y Argelia, en el África. En esta etapa, comienzo escuchando el tema “7 seconds” del senegalés Youssou N’Dour a dúo con Neneh Cherry, que le cantaba a la problemática racial. La canción era cantada en inglés, francés y wolof (idioma nativo de Senegal). También vi dicha problemática en algunos films franceses, por ejemplo, Entre Los Muros. 
I’m sorry, French Language. I’ll be there soon.

  
Lingua Portuguesa (Idioma Portugués).

Lejos del dialecto europeo, que se asemeja al Gallego (ver publicación “El Tour Lingüístico”), y muy cerca del léxico carioca, es así que comienzo a conocer el idioma portugués. A pesar de cierta cercanía territorial con el Brasil, contaba con poca noción de la cultura brasilera.
Fue en el año 2010, que me comentan de una institución llamada FUNCEB (Fundación Centro de Estudios Brasileros), que con el apoyo de la Embajada de Brasil en Argentina, brindaba cursos de Portugués de excelencia, y que a su vez brindaba información sobre la cultura del Brasil. Cursé allí un nivel intensivo de dos meses, y luego, en 2011, el segundo nivel cuatrimestral. Hoy por hoy lamento que la institución haya tenido que cerrar, porque ni siquiera pude aprobar el segundo nivel. Incluso aspiraba el título que brinadaban, el CELPE-BRAS, un First Certificate del Portugués Brasilero. 
De todos modos, me dio el motor para conocer en profundidad la cultura brasileña, aunque todavía sigo sin conocer nada de Portugal, idiomáticamente hablando. 
Dos años después, mientras seleccionaba las tres materias que tenía que recursar, me quedaba un hueco el lunes, para escoger entre los dos únicos idiomas que brindaba la institución (Inglés y Portugués). En cuanto al uso estaba igual, porque en 2011 dejo de cursar los dos idiomas. La nota la iba a tener bien, porque tengo la facilidad. Pero tomo la decisión de comenzar el idioma Portugués, porque era el más extenso de la carrera (4 niveles cuatrimestrales), respecto de inglés (2 niveles cuatrimestrales), y lo continué, hasta el año pasado, incluso, después, con una profesora oriunda de Brasil, que me dio el conocimiento del idioma en función de la cultura brasileña.     
I’m so sorry Portuguese Language. I’ll be there soon, I swear.

Hoy, 2015, quiero que recordemos aquellos tiempos, en el AEXALEVI (2007-2011), donde nos conocimos desde otra óptica, pese a nuestro contacto desde elementos socio-culturales tan comunes a nivel mundial. Quiero que en este año, que vuelvo a verte, en los dos niveles del IFTS 7, podamos vivir nuevas experiencias, como trabajos prácticos, guiadas, y las evaluaciones escrita y oral. Ojalá podamos terminar este año, y nos reencontraremos en otra de tantas instituciones donde estés.

Desde ya, muchas gracias por su afinidad lingüística.

Cordialmente.

Julián Cámera.

domingo, 17 de mayo de 2015

The Road To Nowhere (El viaje a ninguna parte)

No es el tema de la agrupación estadounidense Talking Heads. Así se titula (sólo en español), parte de un pequeño artículo publicado el 5 de abril, en el suplemento “Viajes” del Diario Clarín.

Pese a estar en un minúsculo apartado, en la contratapa del suplemento mencionado, parece decir mucho, e incluso con una honestidad, que hace honor al título de la sección, “Zona Franca”.
Se hace mención al escritor francés Stendhal (née Henri Beyle, 1783-1842), que proponía escribir siempre a gran velocidad, bajo el golpe de las impresiones, y sin tomar en cuenta las reglas impuestas por la moda.
Según esta redacción periodística, el turismo no era para Beyle una presentación más o menos objetiva de los puntos de interés de una ciudad o un paisaje, era más bien el despliegue de sus propios sentimientos, es decir, había un preguntarse, por qué detenerse en Lyon o en Barcelona, por qué huir de París, por qué amar Roma, y la respuesta general era poner una excusa para que brotara la imaginación, las emociones, la mirada personal.
De esta forma, el autor aludido redactó diversas novelas, que describían frágiles emociones, exploración de sus recuerdos, humores y fantasmas. Recorrió toda Europa, en carácter de oficial de los ejércitos de Napoleón y como diplomático. Asimismo tomó la palabra del inglés “Tourist” (Turista), que años más tarde se popularizaría. 
Sus primeros libros eran guías, cuyo estilo rompía el hilo discursivo de los viajes pero sin abandonar la historia y el dato preciso. Cabe destacar, que no estaba en sus planes viajar a toda Europa con el afán de ilustrarse, como se hacía en el siglo XVIII, pero tampoco se contagiaba del romanticismo exotista, del siglo siguiente. Estaba constituido como un realista, quizás el primer viajero moderno, sabiendo que todos somos turistas, que estamos de paso por la vida.
La otra parte del título de esta redacción puesta en segundo plano, se llama “Memorias de un Turista”, posiblemente en homenaje al diario personal homónimo que Stendhal publicó en 1838, en el que se describe como un comerciante dedicado al hierro viejo; y también menciona cuando visitó en Florencia la basílica de Santa Croce, y sufrió el actualmente denominado “síndrome Stendhal”, que refiere a quien sufre desmayos y taquicardias, ante la visión de una obra de arte o un paisaje hermoso.
A partir de este momento, surge lo que yo llamaría el “Largo Camino al Turismo”, del cual aparecerán otros personajes históricos que le darán forma a este ámbito: es el caso de Thomas Cook, el creador de la primera agencia de viajes, o el renombrado en nuestro país, El Perito Francisco Pascasio Moreno, que fue enviado a las exploraciones relacionadas con la expansión territorial hacia la Patagonia.
Sin embargo, han pasado más de 150 años, y pese a los cambios que dieron magnificencia al Turismo (instituciones, apoyos del sector privado, planes y política de estado, protocolos internacionales, conferencias, marketing, etcétera), la esencia de viajar, de conocer el lugar, de aprender, de explorar, sigue y seguirá intacta.
Porque de eso se trata, de viajar a ninguna parte. Y allí, los guías estaremos a su servicio. 

lunes, 11 de mayo de 2015

L.G.B.T. & Religión (las primaveras no lo han descubierto)

En el estado de Arkansas (USA), una ciudad llamada Eureka Springs sufre un litigio turístico importante. Así lo demuestra una nota periodística, procedente de la versión al español que, vía Clarín, emite The New York Times, el sábado 9 de mayo del 2015. Titulada “Disputas en la ciudad por dos tipos diferentes de turismo”, explica sobre dos turismos que dependen de perjudicarse uno para beneficio del otro.
Uno de ellos es el más antiguo de la ciudad, y es el Turismo Religioso, basado en los visitantes cristianos que asisten al anfiteatro de La Pasión de Cristo, donde se desarrolla una interpretación de los últimos días de Jesucristo. Es incluso es el que persiste desde la creación de la ciudad.
El otro, más reciente, es parte de un incentivo de promoción del turismo amigable, relacionado con el Turismo LGBT.
El litigio comienza cuando en años recientes persistieron esfuerzos por promocionar la ciudad como “Capital Gay de la Región Ozarks”, en la que los visitantes se convencieron de ir al lugar. Ante esta nueva propuesta turística, varios integrantes de las instituciones religiosas lugareñas se opusieron al arribo de los nuevos visitantes. Lo consideran parte de un error, e incluso argumentan que la ciudad debería volver a ser un destino familiar. Aún así, Eureka Springs es histórica respecto al litigio socio-cultural que deliberó entre las tradiciones y los derechos humanos. Incluso se la conoce como la “Franja de la Biblia”.
De todas maneras, la ciudad creó un registro de parejas de unión libre en 2007, y donde los homosexuales han sido bien recibidos, de conformidad a un lema extraoficial que alude a un lugar “donde los inadaptados encajan”.
También se promulgó en la ciudad un reglamento que impide toda discriminación hacia la población LGBT  respecto de vivienda, empleo, negocios y servicios municipales, aunque se teme una ley estatal a entrar en vigencia, que prohibirá su implementación; a lo cual el alcalde dijo anticipar que el asunto se resolverá en los tribunales.
Por otro lado, un periódico anunciaba que el cruce entre las familias y la población homosexual sea un problema, como argumentaba, de que “si las noviAs, esposAs e hijAs pueden compartir con UN transgénerO, entonces podían desconocer potenciales agresores sexuales”; lo que sigue representando la disparatada vinculación de los LGBT con las enfermedades de índole sexual. 
Francamente, una ridiculez. Se supone que son gente común, y por ende, deberían ser tratados COMO TALES. Y sé que algún día, Arkansas hará encajar al 100% a sus inadaptados.

Pero recordemos que esta ciudad ha sido forjada por una poderosa doble nómina:

-Eureka = “Lo he descubierto”, en griego (expresión del matemático Arquímedes)

-Springs = “Primaveras”, en Inglés   


Puesto que en algún futuro, las primaveras dirán “Lo Logré". Y aquellas "A" y "O" tendrán su @ / X. 

martes, 5 de mayo de 2015

¿Y a los guías? ¿Qué nos queda?

El año anterior, -luego de estudiar durante “un mes” (apenas 4 martes de septiembre), un curso sobre Gestión del Patrimonio, en la sede Palacio Noel, del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco-, me planteé la siguiente cuestión: ¿Qué me va a suceder, cuando no tenga elementos para ejercer mi labor?.
La cátedra, a cargo del Licenciando Carlos Fernández Balboa (Museólogo e Intérprete del Patrimonio), clara y concretamente, me ayudó a entender este panorama; lo que sucede está relacionado con una monopolización del “producto turístico alegre”, dejando el “cultural y patrimonial” en un segundo plano.
Es decir, se plantea una división, en la que se piensa en productos relacionados con el ocio (exagerados y/o armados desde los gustos masivos), por sobre algunos que describen un aspecto socio-cultural acerca del lugar al que se viaja/visita.
Y, francamente, Turquía no puede existir turísticamente a causa de una telenovela, ni se puede explotar hasta la última gota de vino del Cuyo, para seguir brindándole a la región poder turístico e internacional. Tampoco se puede almacenar las capacidades máximas de los lugares a visitar, por más bellos que sean, como, según Fernández Balboa, ocurre en los miradores de las cataratas del Iguazú, donde ya no hay lugar para apreciar de cerca el paisaje.
Es así, que el Licenciado utiliza una palabra para englobar todos estos desafíos a enfrentar; la GESTIÓN. Todo lo que se planifique debe ser realizado desde la GESTIÓN. Necesitamos gestionar, movilizar los proyectos, desde la GESTIÓN.
Pero, ¿para qué los Guías precisamos saber sobre GESTIONAR, si apenas ocupamos un rol minoritario en el Turismo?
He aquí la respuesta. Independientemente de cómo queramos llevar adelante nuestra labor, también tenemos que saber cómo poder ejercerla cada vez mejor. Es por eso que la GESTIÓN nos ayuda a tener un conocimiento amplio sobre lo que Guíamos, antes del OCIO: sobre PATRIMONIO y CULTURA.
Y, sencillamente, sin Cultura no hay Turismo. Es decir, no podemos pretender que una sociedad pueda exponerse turísticamente ante el mundo, si no existen elementos culturales que describan a esa sociedad TAL CUAL ES, y sin ningún aspecto frívolo, o en la mayoría de los casos, inventado y sacado de la galera.
Sin embargo, es de conocimiento masivo los rebuscados intentos del Turismo, por frivolizar la situación. Por ejemplo, hablar de un “atractivo turístico” sin hacer antes la posible escisión entre lo “atractivo” y lo “turístico”; para ello, propongo utilizar el término “Lugar” (Spot, en Inglés), como sustantivo y equitativo, utilizando dichos adjetivos, para su diferenciación.
Entonces, se entiende por “atractivo”, que el lugar per se produce una atracción emocional hacia el turista, en resumen, es aquel lugar que no tiene ninguna descripción más de la que brindan las emociones. Ejemplo: La Cordillera de los Andes.
En cambio, “turístico” es lo descriptible del lugar, histórica y geográficamente. Es decir, se trata de cualquier lugar que, como guía de turismo, puedo brindar la información correspondiente, desde cómo y en qué marco histórico fue construida, hasta ubicarlo en un espacio geográfico determinado. Ejemplo: Teatro Colón.
Los únicos elementos que pueden ser atractivos y turísticos al mismo tiempo, hasta ahora, son las obras de arte, porque tienen un marco histórico y social, están ubicados en un lugar determinado, sea el de origen o el del museo correspondiente, pero a su vez, precisan del entendimiento que cada turista le provea, al apreciar tal obra.

Entonces, ¿a los guías? ¿qué nos queda?; Claramente, nos queda mucho por aprender y por hacer del MUNDO, un lugar TURÍSTICAMENTE mejor.  

viernes, 1 de mayo de 2015

El Tour Linguístico

En Marzo, compartí, en Google+ con este título, una nota del rubro "Cultura", del diario Español, El País, que expone los términos típicos de cada dialecto hispanoamericano.
La nota informaba que uno de los términos era el más autóctono; "Pinche", del español mexicano. Asimismo se eligieron 21 términos autóctonos de cada país latinoamericano, que hable lingüísticamente sobre sus respectivas culturas. 
Como estudiante de guía de turismo, lo vi ideal para armar un circuito relacionado con "los idiomas españoles" que se hablan en América Latina, y que le complican la vida a la Real Academia Española, que ya no sabe cómo manipular este idioma que ellos hace años esparcieron colonialmente, y que tiene más fuerza lingüística todavía. 
Sin embargo, nadie logró entender todavía cómo un idioma poco distribuido territorialmente puede tener más distinciones léxicas, respecto del universal "English" que tiene países hablantes en todos los continentes. La cuestión es sencilla, y no se precisa ser un experto en el tema. 
Históricamente, el español fue una suerte de unificación de distintos dialectos que se hablaban en territorio Ibérico; catalán, gallego/portugués (luego éstos últimos se diferenciaron), vasco o euskera.

He aquí la imagen que lo demuestra.



Y aquí entra la pregunta de cómo se dice; ¿Castellano o Español?.
Español refiere al nativo o perteneciente a España. Mientras que, Castellano es el dialecto que, en la Edad Media, se hablaba en el Reino de Castilla, y que en España se convirtió en la lengua común de todas las autonomía española, incluyendo sus propios idiomas. 




Es entonces, que al momento de colonizar América, esta estructura idiomática estaba tan desmoronada, que incentivó a que cada territorio hispanoamericano fuera adaptando el lenguaje español, conforme hablaran los españoles que dominasen ese territorio, sumándole el sustrato local.
Esto no sucedió con el Inglés, que asentó su estructura de mucho antes de la expansión colonial, tanto en los dialectos de los 4 continentes no europeos, como en los dialectos de las islas británicas. 
En fin, al Inglés hay que escucharlo mucho para diferenciar léxicos. No así, en el Español, que con una simplona palabra, se puede marcar tremenda diferencia.
Pero una lengua no es para siempre; si el Latín murió para dar vida al Español, al Francés, al Portugués, y al más similar (Italiano), al Español quizás le toque el mismo destino, en una Latinoamérica que incorpora continuamente términos ánglicos relacionados con la Informática, y que producen mal gusto en la RAE.

Así hablamos; así somos. Y no se puede hacer demasiado al respecto.